Posteado por: ccyeshuaenespanol | marzo 15, 2019

LA TRANSFIGURACIÓN DE JESÚS – Mateo 17:1-3; Marcos 9:2-13; Lucas 9:28-36

La palabra transfiguración significa “transformar, cambiar de apariencia”.


Así que veamos qué sucedió cuando Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan a una montaña alta para orar; y allí estaban todos solos.


Cuando llegaron a la cima de la montaña, Jesús comenzó a orar.


Pero los discípulos tenían mucho sueño debido a la larga caminata subiendo la montaña y se quedaron dormidos.


Mientras Jesús oraba, de repente, la apariencia de Su rostro cambió y se volvió brillante como el sol. Y su ropa se volvió blanca como la luz.


Dos hombres, Moisés y Elías, aparecieron en glorioso esplendor y estaban hablando con Jesús. Hablaron de las cosas que iban a sucederle a Jesús para cumplir con las Escrituras.


Pedro, Santiago y Juan se despertaron y vieron la gloria de Jesús y los dos hombres que estaban de pie con él. Se asustaron y Pedro dice: “Hagamos tres refugios, uno para Jesús, uno para Moisés y otro para Elías” (Pedro estaba tan aturdido que no sabía lo que estaba diciendo).

Es interesante que Pedro quería construir refugios para Moisés, Elías y Jesús. Tal vez él quería hacer un lugar como el tabernáculo en el Antiguo Testamento para ellos. O tal vez quería que se quedaran por un tiempo. (En el libro de Lucas 9:31 leemos que Jesús, Moisés y Elías hablaron sobre cómo los dejaría pronto y tal vez Pedro quería que se quedaran por un tiempo). De cualquier manera, Pedro nunca olvidó este evento. Escribió sobre esto más tarde, cuando escribió 2 Pedro 1:16-18, acerca de estar con Jesús en la montaña sagrada.

Ahora, mientras Pedro decía estas cosas, una nube descendió a su alrededor. Pedro, Santiago y Juan se asustaron cuando la nube los cubrió, pero una voz vino de la nube. La voz dijo: “Éste es mi Hijo, yo lo amo mucho y estoy muy contento con Él. Ustedes deben obedecerlo.” Cuando la voz terminó de hablar, solo Jesús estaba allí, y Pedro, Santiago y Juan estaban muy callados y no dijeron nada.


Despues, mientras bajaban del cerro, Jesús les ordenó que no le contaran a nadie lo que habían visto hasta que él, el Hijo del hombre, resucitara.  Pedro, Santiago y Juan guardaron el secreto, pero se preguntaban qué significaba aquello de resucitar.

 
¿Sabías que Dios quiere que nuestras caras brillen también?

Jesús dijo: De la misma manera, la conducta de ustedes debe ser como una luz que ilumine y muestre cómo se obedece a Dios. Hagan buenas acciones. Así los demás las verán y alabarán a Dios, el Padre de ustedes que está en el cielo. (Mateo 5:16)


Entonces, si caminamos con Jesús todos los días y lo obedecemos, otros verán que tenemos el amor de Jesús en nuestro corazón, ¡y verán Su reflejo brillando en nuestros rostros!

 * * * * * * * 

Adiós, hasta la próxima vez. Hasta que nos reunamos de nuevo, no se olvide de decir sus oraciones obedecer a su mamá y papá y no te olvides de ir a la iglesia y escuela dominical el próximo domingo. 

* * * * * * *

 

 

*******

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: