Posteado por: ccyeshuaenespanol | octubre 27, 2019

BOOZ SE CASA CON RUT – Rut capítulo 3 y 4

Después de que Rut había estado trabajando en el campo de Booz durante muchos meses ayudando a su suegra; un día Noemí le dijo a Rut:

“Hija mía, es tiempo de que yo te encuentre un hogar permanente para que tengas un porvenir asegurado. Booz es nuestro pariente cercano, y él ha sido muy amable al dejarte recoger grano con las jóvenes. Esta noche estará aventando cebada en el campo de trillar. Mira, haz lo que te digo. Báñate, perfúmate y vístete con tu ropa más linda. Después baja al campo de trillar pero no dejes que Booz te vea hasta que termine de comer y de beber. Fíjate bien dónde se acuesta; después acércate a él, destapa sus pies y acuéstate allí.”

Haré todo lo que me dices, respondió Rut. Así que esa noche bajó al campo donde se trilla el grano y siguió las instrucciones de su suegra.

 

Ahora, después de todo el trabajo duro, cuando Booz terminó de comer y beber, se acostó al otro extremo del montón de grano y se durmió. Entonces Rut se acercó sin hacer ruido, le destapó los pies y se acostó.

Alrededor de la medianoche, Booz se despertó de pronto y se dio vuelta. Entonces se sorprendió, ¡al encontrar a una mujer acostada a sus pies! ¿Quién eres? preguntó.

Soy Rut, su sierva, contestó ella. Extienda sobre mí el borde de su manto ya que usted es el redentor de mi familia. Booz estaba relacionado con el marido muerto de Noemí, Elimelec.

Entonces Booz le dijo: “¡El Señor te bendiga!” Muestras aún más lealtad familiar ahora que antes, pues no has ido tras algún hombre más joven, sea rico o pobre. Ahora, no te preocupes por nada. Yo haré lo que sea necesario, porque todo el pueblo sabe que eres una mujer virtuosa. 

Pero aunque es cierto que yo soy uno de los redentores de tu familia, hay un pariente más cercano que yo. Quédate aquí esta noche, y por la mañana hablaré con él. Si está dispuesto a redimirte, muy bien; que se case contigo. Pero si no está dispuesto a hacerlo, entonces, ¡tan cierto como que el Señor vive, yo mismo te redimiré! Ahora acuéstate aquí hasta la mañana.

Entonces, Booz fue a la puerta de la ciudad y allí se sentó. En ese momento, pasó por ese lugar el redentor de la familia que Booz había mencionado, así que lo llamó: “Amigo, ven, siéntate aquí. Quiero hablar contigo.” Así que se sentaron juntos. Enseguida Booz llamó a diez líderes del pueblo y les pidió que se sentaran allí como testigos.

Y Booz le dijo al redentor de la familia: “Tú conoces a Noemí, la que volvió de Moab. Está por vender el terreno que pertenecía a Elimelec, nuestro pariente. Pensé que yo debía hablar contigo para que pudieras redimir la tierra si deseas hacerlo. Si quieres la tierra, entonces cómprala ahora en presencia de estos testigos. Pero si no quieres la tierra, házmelo saber ahora mismo, porque, después de ti, soy el pariente más cercano para redimirla.

Después de pensar por un momento, el pariente redentor le dijo a Booz: “no puedo redimir la tierra porque esto pondría en peligro mi propia herencia. Redime tú la tierra; yo no lo puedo hacer.

Booz estaba muy contento, y en esos días era costumbre en Israel que cualquiera que transfiriera un derecho de compra se quitara la sandalia y se la entregara a la otra parte. Esto hacía válida la transacción de una manera pública. Entonces el otro redentor de la familia se quitó la sandalia mientras le decía a Booz: “Compra tú la tierra.”

Entonces Booz les dijo a los ancianos y a la gente que estaba alrededor: “Ustedes son testigos de que hoy le compré a Noemí toda la propiedad de Elimelec, Quelión y Mahlón. Además, junto con la tierra adquirí a Rut, la viuda moabita de Mahlón, para que sea mi esposa. Hoy todos ustedes son testigos.”

Así que Booz se casó con Rut y el Señor los bendijo con un hijo y lo llamaron Obed.

Obed llegó a ser el padre de Isaí y abuelo del Rey David. Entonces Ruth desempeñó un papel muy importante en la historia de la Biblia porque María la madre de Jesús era descendiente del Rey David. 

* * * * * * * 

Adiós, hasta la próxima vez. Hasta que nos reunamos de nuevo, no se olvide de decir sus oraciones obedecer a su mamá y papá y no te olvides de ir a la iglesia y escuela dominical el próximo domingo. 

* * * * * * *

 

 

*******

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: